Última parada: Miami Argentina ganó con autoridad y es finalista de la Copa América

La selección argentina mostró la chapa de campeón del mundo y es finalista de la Copa América tras derrotar a Canadá en las semifinales.

Argentina ya se encuentra en la gran final pero antes aguantó la marca rival que fue férrea por parte de los canadienses. El combinado nacional salió a la cancha y ganó con autoridad por 2 a 0 con goles de Julián Álvarez y de Lionel Messi. Ahora tendrá que esperar al próximo finalista que se define hoy desde las 21 horas con el ganador de entre Uruguay y Colombia.

La Selección Argentina de fútbol hizo valer sus pergaminos y su experiencia y le ganó merecidamente a Canadá por 2-0, mostrando una mejoría en el juego para poder clasificarse finalista de la Copa América 2024. El domingo jugará el partido decisivo por el título con el ganador del choque de hoy (a las 21) entre Uruguay y Colombia. Julián Álvarez en el primer tiempo y Lionel Messi en el complemento anotaron los goles. El equipo argentino no se despeinó demasiado, se las arregló para aguantar la presión que ejerció en todo momento su rival y desniveló por sus individualidades.

En los primeros 10′ Canadá sorprendió con una marcación firme que no le dio espacios para la creación a la Argentina. Pero el equipo de Scaloni tuvo paciencia y esperó el momento de meter su estiletazo. Y eso pasó a los 22′. La Albiceleste dio el golpe y rompió los esquemas. De Paul metió una pelota filtrada quebrando la defensa rival y Julián picó. Luchó con un rival, lo superó y definió entre las piernas del arquero. De ahí en adelante la Argentina lució mayor convicción mientras que Canadá siguió con su gran despliegue y con presión cortó el corazón del juego argentino.

Pero ahí es donde salieron a relucir las individualidades de algunos albicelestes. Montiel, por ejemplo, fue seguridad en la marca y entregó con criterio. Messi, marcado a rabiar, apareció en varias ocasiones pero cuando lo hizo la Argentina pudo ampliar el marcador (a los 43′ su derechazo se fue besando uno de los palos). Ni que hablar de la entrega de Julián Álvarez. Marcó todas las salidas rivales y en un par de veces logró quites admirables. Y Di María, también marcado a rajatabla, se las ingenió para crear otra gran oportunidad (definió por arriba como en la Copa América pasada en la final del Maracaná pero se fue apenas alta). Los que aparecieron poco y nada fueron los volantes Mac Allister y Enzo Fernández. Mientras que De Paul se movió aún más y tomó la posta para meter los pases punzantes a Julián.

En el complemento, en el inicio prácticamente quedó definido el partido. En una ráfaga ofensiva la Argentina marcó el segundo. Enzo Fernández metió un bombazo y Messi, habilitado, alcanzó a tocarla para mandarla al fondo. Lo que quedó fue un ida y vuelta y, pese a los cambios, el tablero no se modificó. Ahora a esperar al ganador de Uruguay-Colombia con el que Argentina se cruzará en la gran final el próximo domingo desde las 21 horas en Miami.

Entradas relacionadas